martes, 18 de diciembre de 2012

Nuestro app lúdico-educativo para niños con retraso madurativo ganó el Primer Premio de DAL2012 Argentina


La noche del domingo 2 de diciembre, luego de dos jornadas intensivas de trabajo multidisciplinario, los miembros del InSTEDD iLab América Latina, junto con la gente de la Fundación ASEMCO y Casa Angelman, tuvimos el honor de ganar el Primer Premio de la hackathon Desarrollando América Latina 2012 en la Argentina, con nuestra aplicación lúdica-educativa para niños con autismo y otros tipos de retraso madurativo ¡Puedo Jugar Solo! 

María Laurenz - Boris Krygel - Santiago Palladino - Carolina Hadad - Martín Verzilli

Por segundo año consecutivo se llevó a cabo la hackathon DAL, que congregó a equipos interdisciplinarios de desarrolladores, diseñadores, periodistas, emprendedores sociales y ciudadanos motivados en encontrar soluciones tecnológicas con impacto social ante problemas transversales de ocho países de la región: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, México, Perú y Uruguay. A tal efecto, los participantes tuvieron a su disposición datos abiertos de sus respectivos gobiernos, instituciones regionales y nacionales, organizaciones de la sociedad civil y demás.

Desarrollando América Latina es una iniciativa de la Fundación Ciudadano Inteligente, ONG chilena cuya labor hemos elogiado profusamente en oportunidad de reseñar el DataFest, y que viene desarrollando y perfeccionando una plataforma integral de herramientas de empoderamiento ciudadano que permiten monitorear elecciones, detectar intereses personales de parlamentarios que se contrapongan a sus deberes como representantes, rastrear el destino de fondos públicos, cotejar el cumplimiento efectivo de promesas preelectorales, abogar por el acceso irrestricto a datos públicos y mucho más... La organización del capítulo argentino estuvo a cargo de los miembros de Wingu, a quienes felicitamos por su solvente desempeño.

Éstos son los tres apps ganadores de la Argentina, elegidos por el jurado constituido por Sandra Crucianelli, Juani Belbis y Agustín Campero

¡Puedo Jugar Solo!: Aplicación lúdica-educativa para niños con trastornos del espectro autista, síndrome de Angelman y otros tipos de retraso madurativo. 

Pequeñas Grandes Ideas: Herramienta que permite que la gente se organice localmente para tratar problemas relacionados con el medio ambiente, el cambio climático, la pobreza, etc. 

Mapa de Asistencia a las Víctimas: Plataforma de mapeo que geolocaliza al usuario y le provee información acerca de los centros más cercanos donde podrá solicitar patrocinio jurídico y atención sicológica ante algún atropello a sus garantías individuales o a las de algún familiar.

Dos jornadas intensivas de trabajo interdisciplinario y colaborativo...
Nuestro equipo fue distinguido por un jurado de lujo...
Wingu organizó el capítulo argentino de lo que se ha dado en llamar la “Copa América de las Hackathones”
Compartimos contigo el video de presentación de nuestro app ¡Puedo Jugar Solo!, basado en procedimientos optimizados de ABA (Applied Behavior Analysis) con el asesoramiento de María Laurenz y su equipo de la Fundación ASEMCO, más los aportes de María Fernández del Casal, de Casa Angelman, que permite que niños con trastornos del espectro autista y otros tipos de retraso madurativo puedan jugar y aprender con cierto nivel de independencia... Durante los primeros minutos enmarcamos la problemática y enumeramos las soluciones innovadoras que hemos incorporado para superarlas. En la segunda parte podrás presenciar cómo funciona la aplicación.


DAL2012capítulo Argentina, fue una experiencia absolutamente transformadora, y queremos agradecer a todos los que la hicieron posible: organizadores, sponsors, jurado y concurrentes. Asimismo, felicitamos a los ganadores de los premios restantes y las menciones especiales. ¿Quieres saber cómo continuó la historia..?

Pues bien, el lunes 10 de diciembre el jurado de Desarrollando América Latina, integrado por David Sasaki, de Omidyar Network, Tom Steinberg, de MySociety, Tiago Peixoto, del Banco Mundial, David Capo, de Alaveteli, y Mariano Blejman, de HacksHackersBA, eligió las aplicaciones ganadoras a nivel regional de entre los tres premios nacionales (1°, 2° y 3° puesto) de los ocho países participantes. En este post del blog de Ciudadano Inteligente encontrarás una breve reseña de todos los apps ganadores a nivel nacional de los ocho países participantes: Desarrollando América Latina: Lista de ganadores nacionales. Y aquí, Los campeones regionales de #DAL2012.

Destacamos el Primer Premio, ganado por el equipo de Perú con su app Lima I/O. La ciudad habla, una solución tecnológica para evaluación y monitoreo del medio ambiente en tiempo real, basada en la internet de las cosas. Se trata de una red de dispositivos con sensores medioambientales que serán colocados en varias zonas de la ciudad, a efectos de que envíen información online a una plataforma alojada en la nube, donde será almacenada, categorizada y geolocalizada. Felicitamos al equipo ganador por este app, que conjuga ingeniosamente hardware y software de código abierto al servicio de una causa con impacto social.

“Lima I/0. La ciudad habla”, prototipo del app ganador a nivel regional de DAL2012, montado sobre Arduino
Para ir cerrando este post recurriremos a un fragmento de un interesante artículo escrito por David Sasaki, uno de los jurados regionales, titulado On Hackathons and Solutionism, fruto de su reconocida experiencia como fiscalizador y evaluador de muchísimos apps que han concursado con el noble propósito de ayudar a cambiar el mundo, en el marco de otras tantas competencias análogas a DAL2012, y que a continuación traducimos:

“Lo que más me llamó la atención al evaluar los 22 apps finalistas de Desarrollando América Latina es la cantidad de tiempo y energía que los equipos invirtieron en sus desarrollos. Ninguno de ellos estaba haciendo esta difícil tarea por dinero; todo fue en pos del espíritu de participación ciudadana y de contribuir con su comunidad. Resulta verdaderamente asombroso comprobar lo que estos equipos fueron capaces de desarrollar en tan poco tiempo. El optimista que hay en mí tiene la esperanza de que al menos dos o tres de estas aplicaciones tengan una vida útil de más de un año, pero el realista que hay en mí sabe que esto es muy poco probable. He sido jurado en más de una docena de concursos de apps, y no podría mencionar ni una sola aplicación de ésas que esté usando actualmente...”.

A pesar de ello, el espíritu de las hackathones está cada vez más vivo. Aun a sabiendas de estas estadísticas realistas, que tal vez desalienten un poco, el esfuerzo bien vale la pena. El espíritu colaborativo que se respira en este tipo de encuentros, el aprendizaje vivo que implica resolver un problema puntual en equipo, disponiendo de un plazo extremadamente corto, ciertamente detona lo mejor de uno –y a veces también lo peor, pero convengamos que eso no es lo más común–, a tal punto que nos consta que algún talentoso líder de proyecto ha llegado a sugerir, apelando al uso del pensamiento lateral, que en ciertas circunstancias sería más productivo trabajar bajo presión los fines de semana, al estilo hackathon, y descansar el resto de los días...

Llegados a este punto, permítasenos una pequeña digresión. Qué interesante sería organizar una hackathon en la que se destinara un cierto tiempo a testear los prototipos en el mundo real, ¿verdad? Nuestra experiencia nos demuestra que la mayoría de las aplicaciones que se postulan –al menos a nivel latinoamericano– están planteadas desde el punto de vista del que se propuso resolver una cierta problemática, pero carecen de su correlato empírico desde la óptica de quien será el beneficiario final de dicho app. Recordemos que el objetivo de un hacker es resolver un problema de la mejor manera posible con los recursos con los que cuenta y en el exiguo plazo temporal prefijado, asegurándose de que su prototipo verdaderamente funcione.

Con eso en mente, estamos orgullosos de haber podido desarrollar en tan sólo 36 horas un app listo para su uso, que resuelve operativamente necesidades desatendidas y que puede ser fácilmente replicable. También deseamos destacar la valiente decisión del jurado argentino, que privilegió una solución funcional y escalable, con gran impacto social sobre una minoría vulnerable, por encima del hecho de que no hayamos puesto el foco en el uso de open data, que es lo que suele esperarse en este tipo de competencias...

Valoramos mucho la concreción de esta formidable hackathon, y ciertamente nos alegra el hecho de haber participado de semejante experiencia de crecimiento personal y profesional, completamente alineada con la metodología de trabajo que impera en nuestro laboratorio de innovación. Asimismo, nos alienta a seguir insistiendo en esa misma senda, estableciendo sinergias productivas con otras organizaciones afines. Si deseas unírtenos, no dudes en contactarnos. Una vez más, gracias a todos los que hicieron posible DAL2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada