domingo, 15 de mayo de 2011

Willie Smits y el milagro de Samboja Lestari: un modelo de reforestación autosostenible y replicable

La historia de Willie Smits despierta curiosidad, asombro y admiración. Es que este científico multidisciplinario holandés, microbiólogo, silvicultor, ecologista, fervoroso defensor de los derechos de los animales y emprendedor social de excepción, ha alcanzado logros rayanos con lo milagroso en el ámbito de la resucitación de la selva tropical, la protección de especies en riesgo de extinción y el desarrollo de un proyecto autosostenible y replicable.

Desde 1985 vive en Borneo y ha obtenido la ciudadanía indonesia. En 1989 un orangután bebé abandonado en un mercado pueblerino marcó un punto de inflexión en su vida. Esa criatura desamparada era tan sólo una de las tantas trágicas consecuencias de un Borneo devastado por la deforestación indiscriminada, los incendios frecuentes y los cazadores furtivos. Smits no sólo se ocupó de alimentar, cuidar y criar a aquel pequeño desvalido, sino que incluso sus vecinos comenzaron a llevarle otros orangutanes para que los adoptara, originándose de esta manera la BOSF (Borneo Orangutan Survival Foundation).

Los siguientes veinte años Smits los dedicó a expandir y perfeccionar su encomiable tarea en la BOSF, pero también a concretar un sueño mucho más integrador y ambicioso: en 2002 emprendió el proyecto Samboja Lestari, la creación de lo que con los años se convertiría en una exuberante selva tropical de 2000 hectáreas, en tierras que primitivamente habían sido arrasadas y en las que no quedaba nada de nada, "...ni siquiera el sonido de los insectos...".

Situada en la costa este de Borneo, al sur de Balikpapan, esta región había sido devastada por el fuego y la tala indiscriminada. No se trataba únicamente de un desastre ecológico, sino también de una profunda crisis humana: 50% de desempleo, altos índices de criminalidad y de mortalidad infantil y proliferación de enfermedades como la malaria y el tifus; había escasez de agua potable, y la población debía comprarla embotellada. Era una de las zonas más deprimidas de Indonesia...

En tan sólo cuatro años Smits logró que la tasa de desempleo descendiera al 8%, por debajo de la media nacional, que el crimen y la caza furtiva desaparecieran, y que las inundaciones y los problemas sanitarios sólo pasaran a ser un mal recuerdo... En la actualidad, un espeso bosque de 1230 especies arbóreas es el hábitat natural de 1037 especies de pájaros y de 30 variedades de reptiles. Toda una hazaña, si se tiene en cuenta que en Europa, desde los Urales a Gran Bretaña, sólo hay 1065 especies arbóreas... Willie Smits y su equipo consiguieron también cambiar el clima, lo que se traduce en más precipitaciones, que aumentaron un 20%, y en un descenso de cinco grados en la temperatura media de la zona.

¿Cómo se produjo semejante milagro? Willie Smits lo cuenta así: “Lo primero fue comprar la tierra a los habitantes locales y tener todos los papeles en regla. En Indonesia esto es muy importante, porque en cualquier momento el gobierno puede echar abajo todo tu trabajo. En 2001 nos aseguramos la propiedad de la tierra, compramos cerca de 2000 hectáreas mediante créditos de la Fundación Gibbon [ONG abocada a la protección de los animales], que yo dirigía entonces. Creamos un vivero con unos 250.000 árboles pequeños de 400 especies para ser trasplantados y una planta de compostaje. Luego ampliamos el número de especies verdes a 1762”.

“Los incendios en Indonesia son una verdadera plaga exterminadora" –agrega– . "En 1998 quedaron arrasadas en tres meses 5,5 millones de hectáreas. El cambio climático, los cultivos de aceite de palma y la propia población local fueron responsables. En tres meses no se vio el sol, sólo humo, las cosechas se arruinaron, y en 80 días no cayó ni una gota de agua. Muchos niños enfermaron. Por eso el tema del fuego era primordial. Entrenamos a la población local en la extinción de incendios e hicimos un anillo alrededor de todo el área de Samboja Lestari de palmas de azúcar, unas plantas que son como cortafuegos, porque arden con mucha dificultad, son una garantía a la hora de parar el fuego. En el interior del anillo iban a estar los santuarios de orangutanes, los centros de investigación, los invernaderos con plantas, los cultivos y la selva”.

La experiencia de Samboja Lestari narrada por el propio Smits en TED 2009...

En el marco de TED 2009 Willie Smits brindó una conferencia inolvidable, que a esta altura ya se ha convertido en objeto de culto para emprendedores, conservacionistas, científicos y economistas de todo el mundo, en la que narra –con una oratoria excepcional, por cierto– su experiencia en Samboja Lestari, modelo de desarrollo sostenible exitoso que puede ser replicado. Aquí te presentamos su inspiradora disertación, en dos partes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada