miércoles, 8 de agosto de 2012

Reduciendo la mortalidad materno-infantil en comunidades vulnerables con tecnología de InSTEDD


Los datos estadísticos globales relacionados con la salud materno-infantil son estremecedores. Cada día mueren unas 800 mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto. Un 99% de los casos de mortalidad materna tienen lugar en los países en desarrollo, y más específicamente en las zonas rurales y comunidades más pobres. El mayor riesgo de mortalidad materna es padecido por las adolescentes de menos de 15 años. De hecho, las complicaciones del embarazo y el parto son la principal causa de muerte de las púberes en la mayoría de los países en desarrollo...

La mortalidad materna es inaceptablemente alta. Según un extenso informe de la OMS de mayo de este año, en 2010 murieron 287.000 mujeres durante el embarazo y el parto o después de ellos. Prácticamente todas estas muertes se produjeron en países de ingresos bajos, y lo más alarmante es que la mayoría de ellas podrían haberse evitado. Se estima que cada generación pierde nada menos que 10 millones de mujeres por estos motivos... Ante este panorama desolador cobra mayor relevancia el hecho indiscutido de que la atención especializada antes, durante y después del parto puede salvarles la vida a las embarazadas y a los recién nacidos.

Las principales complicaciones que surgen en este tipo de escenarios de alta vulnerabilidad, causantes del 80% de las muertes maternas, son las hemorragias graves y las infecciones –en su gran mayoría, tras el parto–, la hipertensión gestacional –preeclampsia y eclampsia– y los abortos. Las demás contingencias están asociadas a enfermedades tales como el paludismo o la infección por VIH durante el embarazo.

World Bank Photo Collection / Lumierefl / Keta Goes Global / Lindsay Mgbor
Decíamos en otro post, acerca de Maternova, que resulta difícil de digerir el hecho de que en pleno siglo XXI, en un mundo que ha alcanzado un desarrollo tecnológico apabullante en casi todas las áreas de la vida cotidiana, el embarazo y el parto continúen siendo una de las principales causas de mortandad entre las mujeres... Y que a pesar de los avances en la tecnología de las comunicaciones, en muchas regiones del planeta los profesionales abocados a la salud materno-infantil aún no disponen de los mínimos medios como para responder eficientemente ante los requerimientos de sus pacientes, ni para acceder al intercambio de conocimientos o a la transferencia de tecnología provista por colegas de otros países.

Recapitulando, como vimos, la mayoría de las mujeres más pobres del planeta dan a luz en sus propios hogares, a menudo sin contar con ningún tipo de ayuda experimentada. En consecuencia, muchas mujeres y bebés mueren innecesariamente año tras año. Por contraposición, está sobradamente demostrado que la intervención temprana es eficaz... El cuidado prenatal y la atención médica durante los primeros días y semanas posteriores al parto permiten prevenir al menos 2/3 de las muertes de los recién nacidos.

Conscientes de ello, USAID, la Bill & Melinda Gates Foundation, el Gobierno de Noruega, el Banco Mundial y Grand Challenges Canada lanzaron el desafío Saving Lives at Birth, con el propósito de financiar los mejores proyectos de tecnología aplicada a ayudar a mujeres y sus bebés durante sus estadios de mayor vulnerabilidad. Los enfoques más innovadores de prevención y tratamiento de embarazadas y recién nacidos en zonas rurales de bajos recursos, antes, durante y después del parto, tienen premio...

Rajiv Shah (USAID), 9 de marzo de 2011
Es un hecho incontrovertido que el 80% de las muertes maternas son prevenibles con la implementación de un conjunto de intervenciones de probada eficacia a cargo de personal idóneo. Para muchas mujeres, sin embargo, es mucho más factible que se las pueda contactar en sus hogares a través de su teléfono móvil que mediante la visita de un asistente experimentado o trabajador comunitario de la salud. Y ésta es la clave principal que condujo a lo que finalmente se transformaría en el proyecto Baby Monitor, que se postuló para concursar en Saving Lives at Birth.

Population Council e InSTEDD desarrollaron esta plataforma de telefonía móvil que se vale de tecnología de IVR –respuesta de voz interactiva– para detectar complicaciones vinculadas con la salud materno-infantil y poder entrar en acción cuanto antes. Baby Monitor facilita el diagnóstico médico de las madres directamente durante el período crítico antes y después del parto. Las mujeres escuchan preguntas de diagnóstico en su idioma local y responden presionando cierta tecla de su celular. Baby Monitor evalúa las respuestas y, si fuera necesario, envía información, hace derivaciones clínicas y procura ayuda.

Finalistas del DevelopmentXChange 2011 
Finalmente, el 28 de julio de 2011, Eric Green, uno de los principales responsables del Programa de Pobreza, Género y Juventud del Population Council y director del proyecto Baby Monitor, recibió en Washington DC uno de los prestigiosos premios de Saving Lives at Birth. Nuestra propuesta fue elegida junto con otras 18 ideas innovadoras, que habían competido contra 77 finalistas de todo el mundo.

Eric Green (Population Council)
Verboice, una herramienta gratuita y de código abierto desarrollada por InSTEDD, es la aplicación clave que facilita la implementación de esta plataforma, ya que se trata de una sencilla interfaz web que permite desarrollar sistemas de respuesta de voz interactiva con relativa facilidad. Funciona prácticamente con cualquier línea de VoIP –Voice over Internet Protocol–, o puede ser instalada en un servidor local con su correspondiente línea telefónica. La paciente recibe un mensaje de voz  en su idioma y escucha las preguntas de diagnóstico. Éstas presentan una estructura ramificada: si  “SÍ”, entonces preguntar X; si  “NO”, entonces preguntar Y...

   

Insistimos, con mayor énfasis aún: la mayoría de las muertes maternas son evitables. Y el informe ya citado de la OMS hace hincapié en ese aspecto: “Las soluciones sanitarias para prevenir o tratar las complicaciones son bien conocidas. Todas las mujeres necesitan acceso a la atención prenatal durante la gestación, a la atención especializada durante el parto, y a la atención y apoyo en las primeras semanas tras el parto. Es particularmente importante que todos los partos sean atendidos por profesionales sanitarios especializados, puesto que la conducta clínica apropiada y el tratamiento a tiempo pueden suponer la diferencia entre la vida y la muerte”.
  • “Las hemorragias graves tras el parto pueden matar a una mujer sana en dos horas si no recibe la atención adecuada. La inyección de oxitocina inmediatamente después del parto reduce el riesgo de hemorragia”.
  • “Las infecciones tras el parto pueden eliminarse con una buena higiene y reconociendo y tratando a tiempo los signos tempranos de infección”.
  • “La preeclampsia debe detectarse y tratarse adecuadamente antes de la aparición de convulsiones (eclampsia) u otras complicaciones potencialmente mortales. La administración de fármacos como el sulfato de magnesio a pacientes con preeclampsia puede reducir el riesgo de que sufran eclampsia”.


Las mujeres pobres de zonas remotas son las que tienen menos probabilidades de recibir una atención sanitaria adecuada. Y esto se acentúa en regiones con pocos profesionales sanitarios cualificados, como el África subsahariana y Asia meridional. Aunque la atención prenatal ha aumentado en muchas partes del mundo durante el último decenio, sólo el 46% de las mujeres de los países de ingresos bajos se benefician de una atención especializada durante el parto. Esto significa que millones de partos no son asistidos por un médico, una matrona o una enfermera diplomada.

En los países de ingresos elevados prácticamente todas las embarazadas realizan como mínimo cuatro consultas prenatales, son asistidas durante el parto por profesionales sanitarios capacitados y reciben atención posnatal. En los países de ingresos bajos, en cambio, poco más de un tercio de las mujeres efectúan las cuatro consultas prenatales recomendadas. Otros factores que impiden que reciban o busquen atención durante el embarazo y el parto son la falta de información, la inexistencia de servicios adecuados y ciertas prácticas culturales.

Iniciativas de mHealth como Baby Monitor permiten alzarse por sobre todos estos escollos mediante tecnología de muy bajo costo, allí donde más se la necesita. Todavía no hemos implementado esta plataforma en ningún país de América Latina, y aquí es donde tu ayuda nos podría ser de gran utilidad... Si eres un trabajador de la salud, un agente de gobierno o activista de alguna ONG, miembro de una empresa social o fundación, o simplemente conoces a gente de la región que podría llegar a estar interesada en aplicar esta herramienta en su comunidad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros: Involúcrate.

Para finalizar, si eres programador y/o docente, si entiendes de estadísticas, de alfas de Cronbach, falsos negativos y otras yerbas, o sencillamente te llevas bien con las nuevas TICs y sientes curiosidad por profundizar un poco más en el apasionante mundo del diseño de interacción, este slideshow, que revela pormenores técnicos del desarrollo y funcionamiento de Baby Monitor, seguramente te resultará muy interesante...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada